lunes, 14 de diciembre de 2009

Próxima lectura: El viajero del siglo, de Andres Neuman


Un viajero enigmático. Una ciudad en forma de laberinto de la que parece imposible salir. Cuando el viajero está a punto de marcharse, un insólito personaje lo detiene, cambiando para siempre su destino. Lo demás será amor y literatura: un amor memorable, que agitará por igual camas y libros; y un mundo imaginario que condensará, a pequeña escala, los conflictos de la Europa moderna.

El viajero del siglo nos propone un ambicioso experimento literario: leer el siglo XIX con la mirada del XXI. Un diálogo entre la gran novela clásica y las narrativas de vanguardia. Un puente entre la historia y los debates de nuestro presente global: la extranjería, el multiculturalismo y los nacionalismos, la emancipación de la mujer.

Andrés Neuman despliega un mosaico cultural al servicio de un intenso argumento, pleno de intrigas, humor y personajes emocionantes, con un estilo rompedor que ofrece a estas cuestiones un sorprendente cauce.

.¡BUENA LECTURA!

CLUB DE LECTURA ELISEO VIDAL


lunes, 2 de noviembre de 2009

Los cuadros

1- Eugène Delacroix: “ODALISCA

Romanticismo, 1828





Eugene Delacroix fue el pintor más moderno del romanticismo. Odiaba el progreso y era conservador.
Suyo es el famoso cuadro de la Revolución francesa con la mujer que representa la libertad enarbolando la bandera con un seno al aire.
Gustaba de pintar mujeres turcas como las de la imágen, basadas en obras de Lord Byron y paisajes de la vida cotidiana judia y marroquí , pues viajó Andalucía y Marruecos en misión diplomática en 1832.
Ésta es una de sus odaliscas.

2- Dominique Ingres: “LA GRAN ODALISCA

Romanticismo, 1814


La gran odalisca es un cuadro de Dominique Ingres. Esta obra orientalista pintada en 1814 representa a una mujer desnuda. Se trata de un cuadro al óleo de forma apaisada, que mide 91 centímetros de alto y 162 de ancho. Actualmente se conserva en el Museo del Louvre de París, en Francia.

viernes, 16 de octubre de 2009

Próxima lectura

CAUTIVA EN ARABIA: LA EXTRAORDINARIA HISTORIA DE LA CONDESA MARGA D ANDURANIN, ESPIA Y AVENTURERA EN ORIENTE MEDIO
de
MORATO, CRISTINA




Marga de Andurain, nacida en Bayona en el seno de una familia de la burguesía vasca, tuvo una vida absolutamente novelesca. Vivió en Argentina, y tras la Primera Guerra Mundial se trasladó con su marido a El Cairo. Desde entonces espió para los británicos, regentó un hotel en Siria, se propuso ser la primera occidental que entrase en la Meca, fue encarcelada en un harén, traficó con opio en el París de la ocupación nazi y acabó sus días de la misma forma en que vivió, cuando se disponía a embarcar en su última gran aventura en el Tánger de finales de los años cuarenta.


sábado, 5 de septiembre de 2009

Judith decapitando a Holofernes (1614-20) , de Artemisa Gentileschi, Óleo sobre lienzo 199 x 162 cm Galleria degli Uffizi, Florencia.





Por un curioso camino hemos llegado a nuestro cuadro de hoy: El autor de “La soledad de los números primos” es Paolo Giordano. El más famoso Paolo Giordano de la Historia es Paolo Giordano de los Orsini, que fue retratado por la primera pintora de nombre conocido de la Historia, Artemisia Gentileschi.
Artemisia Lomi Gentileschi (Roma, 8 de julio de 1597 - Nápoles, hacia 1654) fue una pintora caravaggista italiana, hija del pintor toscano Orazio Gentileschi (1563-1639). Vivió en la primera mitad del siglo XVII. Tomó de su padre, Orazio, el límpido rigor del dibujo, injertándole una fuerte acentuación dramática, tomada de las obras de Caravaggio, cargada de efectos teatrales; elemento estilístico que contribuyó a la difusión del caravaggismo en Nápoles, ciudad a la que se trasladó en 1630.

Fue la hija mayor del pintor Orazio Gentileschi, uno de los grandes representantes de la escuela romana de Caravaggio. Artemisia fue introducida a la pintura en el taller de su padre, mostrando más talento que sus hermanos, que trabajaron junto a ella. Aprendió dibujo, cómo empastar los colores y dar brillantez a los cuadros. Dado que el estilo de su padre, en aquellos tiempos, se remitía explícitamente al arte de Caravaggio (con el que Orazio tenía relaciones de familiaridad), también los primeros pasos artísticos de Artemisia se situaron, por motivos diversos, en el despertar del gran pintor lombardo. Pero su aproximación a los temas era diferente de la de su padre. Firmó a los diecisiete años su primera obra, (aunque muchos sospecharan entonces que fue ayudada por su padre): Susanna e i Vecchioni (Susana y los viejos, 1610, colección Schönborn en Pommersfelden). El cuadro muestra cómo Artemisia había asimilado el realismo de Caravaggio sin permanecer indiferente al lenguaje de la escuela de Bolonia, que tuvo a Annibale Carracci entre sus mejores artistas. A los diecinueve años, dado que el acceso a la enseñanza de las academias profesionales de Bellas Artes era exclusivamente masculino, y por tanto le estaba prohibido, su padre le dio un preceptor privado, Agostino Tassi. Con él estaba trabajando en aquel tiempo Orazio, en la decoración de las bóvedas de Casino della Rose dentro del Palacio Pallavicini Rospigliosi en Roma.

Un escándalo marcó su vida. Tassi la violó en 1612. Al principio, él prometió salvar su reputación casándose con ella, pero más tarde renegó de su promesa, pues ya estaba casado, y Orazio lo denunció ante el tribunal papal. La instrucción, que duró siete meses, permitió descubrir que Tassi había planeado asesinar a su esposa, cometió incesto con su cuñada y había querido robar ciertas pinturas de Orazio Gentileschi. Del proceso que siguió se conserva documentación exhaustiva, que impresiona por la crudeza del relato de Artemisia y por los métodos inquisitoriales del tribunal. Artemisia fue sometida a un humillante examen ginecológico y torturada usando un instrumento que apretaba progresivamente cuerdas en torno a los dedos — una tortura particularmente cruel para un pintor. De esta manera se pretendía verificar la veracidad de sus acusaciones, pues se creía que si una persona dice lo mismo bajo tortura que sin ella, la historia debe ser cierta. Tassi fue condenado a un año de prisión y al exilio de los Estados Pontificios. Las actas del proceso han influido grandemente en la lectura en clave feminista, dada en la segunda mitad del siglo XX, a la figura de Artemisia Gentileschi.

La pintura Giuditta che decapita Oloferne (Judith decapitando a Holofernes) (1612 - 1613), que se exhibe en la Galleria degli Uffizi de Florencia impresiona por la violencia de la escena que representa, y ha sido interpretada en clave psicológica y psicoanalítica, como un deseo de venganza respecto a la violencia que ella había sufrido.

CLUB DE LECTURA ELISEO VIDAL




lunes, 6 de julio de 2009

Lectura para el verano: LA SOLEDAD DE LOS NUMEROS PRIMOS



        PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA
        288 pags

        Lengua: CASTELLANO
        Encuadernación: Tapa blanda
        ISBN: 9788498382051
        Año de edición:2009
        Plaza edición: BARCELONA

Paolo Giordano se ha convertido, hoy por hoy, en el fenómeno editorial más relevante de los últimos años en Italia. Con tan sólo veintiséis años, La soledad de los números primos, ópera prima de este recién licenciado en Física Teórica, ha sido galardonada con el premio Strega 2008 y ha conseguido un éxito de ventas sin precedentes para una primera novela. Asimismo, ha despertado un gran interés internacional y será traducido a veintitrés idiomas.
Como introducción a esta excepcional novela, dejemos al texto hablar por sí mismo: «En una clase de primer curso Mattia había estudiado que entre los números primos hay algunos aún más especiales. Los matemáticos los llaman números primos gemelos: son parejas de números primos que están juntos, o mejor dicho, casi juntos, pues entre ellos media siempre un número par que los impide tocarse de verdad. Números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43. Mattia pensaba que Alice y él eran así, dos primos gemelos, solos y perdidos, juntos pero no lo bastante para tocarse de verdad.»
Esta bella metáfora es la clave de la dolorosa y conmovedora historia de Alice y Mattia. Una mañana fría, de niebla espesa, Alice sufre un grave accidente de esquí. Si la firmeza y madurez con que este joven autor desarrolla el tono narrativo impresiona y sorprende, no menos admirable es su valor para asomarse sin complejos, nada más y nada menos, a la esencia de la soledad.

jueves, 21 de mayo de 2009

CISNES REFLEJANDO ELEFANTES


Salvador Dalí pintó este cuadro según su personal método conocido como “paranoico-crítico” que se insertaba en el movimiento surrealista.





Método paranoico-crítico

Según el mismo Dalí se trata de: "...un método espontáneo de conocimiento irracional basado en la objetivación sistemática de asociaciones e interpretaciones delirantes...".

La extraordinaria imaginación de Dalí produjo ideas que el relacionó y acercó a nosotros mediante la manipulación de imágenes y objetos conocidos.

En su mente estaban los conceptos de Freud, Nietzsche, Voltaire, Kant, Spinoza, Descartes,
las técnicas de Velázquez, Vermeer, Leonardo, Botticelli, Rafael, Michelangelo, y las influencias de
Picasso, Miro, Magritte, García Lorca, Bruñuel, Breton, Eluard y demás surrealistas. Todos estos elementos, su infancia y su relación con Gala, explican sólo parcialmente, los tipos de nutrientes que existían en su cerebro.

Dalí nos "aclara": "...lo practico con éxito aunque no sepa hasta ahora muy bien en qué consiste exactamente. En términos generales, se trata de la sistematización más rigurosa de los fenómenos y materiales más delirantes, con la intención de hacer tangiblemente creadoras mis ideas más obsesivamente peligrosas. Este método no funciona si no se posee un motor blando de origen divino, un núcleo viviente, una Gala - y sólo hay una.".



Salvador Dalí pintó este cuadro según su personal método conocido como “paranoico-crítico” que se insertaba en el movimiento surrealista.


domingo, 26 de abril de 2009

EL VIAJE DEL ELEFANTE de SARAMAGO, JOSE



PRÓXIMA LECTURA:


EL VIAJE DEL ELEFANTE
de SARAMAGO, JOSE

EDICIONES ALFAGUARA, S.A. - GRUPO SANTILLANA

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788420474632
Nº Edición:1ª
Año de edición:2008
Plaza edición: MADRID

El viaje épico de un elefante asiático llamado Salomón que, en el siglo XVI, tuvo que recorrer Europa por caprichos reales y absurdas estrategias.Un hecho real, ocurrido en la época de Maximiliano de Austria, que está en la Historia o, para ser más rigurosos en la pequeña historia, aunque intervengan personajes que tuvieron vida real en su día y que ahora vuelven a tener otra oportunidad al ponerse en manos de la brillante imaginación del escritor portugués.
Una novela coral llena de hombres y mujeres que entran y salen siguiendo los pasos del elefante y su cuidador y cruzándose para compartir perplejidades, esfuerzos o la armoniosa alegría de un techo. Una novela llena de compasión, ironía, sarcasmo, belleza en estado puro y humor, un humor con el que el Saramago nos permite penetrar en el laberinto de humanidades en conflicto sin tener que abjurar de nuestra condición indagadora de humano y de lector.¡BUENA LECTURA!

CLUB DE LECTURA ELISEO VIDAL

jueves, 2 de abril de 2009

Próxima reunión

Jueves 23 de abril, día del Libro, a la hora de siempre.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Los Girasoles, de Van Gogh




Van Gogh pintó esta obra maestra en el curso de su estancia en Arles, con la finalidad de decorar su "casa de los artistas". Esta tela iba a darle a conocer en el mundo entero.
En aquella época, Van Gogh deseaba acoger en su casa a artistas que pudieran vivir y trabajar a sus expensas. Agobiado por problemas económicos, Gauguin aceptó su invitación y se instaló allí en octubre de 1888.
Para complacer a su amigo, en agosto de 1888 Van Gogh realizó una serie de seis Girasoles. El año anterior, Gauguin había admirado tanto dos de sus estudios sobre el tema que se los cambió por un paisaje de la Martinica. Por agradarle, Vincent decidió adornar las paredes de su casa con estas suntuosas telas.
Aludiendo a su proyecto en una carta al pintor Émile Bernard, escribió: "Sueño con decorar mi taller con una media docena de cuadros de girasoles, una decoración en la que gamas crudas o rotas estallen sobre distintos fondos".
Bajo el pincel de Van Gogh, los girasoles se convierten en el símbolo del culto que rinde al sol y al color amarillo, admirablemente revalorizado por el fondo azul. Insiste en "el trabajo del pincel, sin puntillado", buscando "una especie de efecto de vitral de iglesia gótica". Se percató enseguida de que estaba particularmente inspirado. Escribió a su hermano Théo: "Verás que estas telas entran por los ojos. Pero te aconsejaría que las guardaras para ti (...). Es esa clase de pintura de aspecto un poco cambiante, que se va enriqueciendo cuanto más la miras".
Van Gogh seleccionó dos de sus Girasoles para la Exposición de los XX, que tuvo lugar en Bruselas en noviembre de 1889. Ambas obras recibieron una favorable acogida, pero eso apenas cambió el doloroso destino del pintor, que fue completamente ignorado en vida.
Théo, el hermano de Van Gogh, recibió este cuadro en mayo de 1889, como parte de un lote de telas del pintor. Johanna, la viuda de Théo, lo vendió en 1905 al marchante berlinés Paul Cassirer. Fue propiedad de diversos coleccionistas y galerías antes de ser adquirido por la Neue Pinakothek de Munich.
De la serie hay tres cuadros similares con quince girasoles en un jarrón, y dos con doce girasoles, también en un jarrón. Van Gogh pintó el primer Jarrón con doce girasoles -que se encuentra actualmente en el Museo Neue Pinakothek de Munich- y el primer Jarrón con quince girasoles -que se encuentra en la National Gallery, Londres-, en agosto de 1888, cuando vivía en Arles, en el sur de Francia. Las siguientes pinturas similares las pintó en enero del año siguiente. Las pinturas están todas pintadas en lienzos de cerca de 93 × 72 cm.

Van Gogh empezó a pintar a finales de verano de 1888 y continuó durante el año siguiente. Su casa en Arles tenía la fachada pintada de amarillo; eso, junto con el ardiente sol mediterráneo del sur de Francia, le inspiraron para elaborar esta serie. Uno de los cuadros fue a decorar la habitación de su amigo Paul Gauguin. Las pinturas muestran girasoles en todas las etapas de su vida, desde plenamente en flor hasta que se marchitan.

Las pinturas fueron innovadoras en el uso de todo el espectro del color amarillo, que Van Gogh emplea en una gama cromática conjunta con naranjas, ocres, marrones, beiges, etc. El color está aplicado con pinceladas fuertes, agresivas, en pequeños toques salteados, destacando la plasticidad de la pintura, que crea un fino relieve en la tela, para dar volumen a los

girasoles. Para resaltar el amarillo y el naranja, emplea verde y azul cielo en los contornos, creando un efecto de suave intensidad lumínica.

En marzo de 1987 obtuvo resonancia mundial la noticia de la compra de un Jarrón con quince girasoles por el magnate japonés Yasuo Goto en una subasta en Christie's de Londres, pagando 39.921.750 dólares. La pintura reside en la actualidad en el Seiji Togo Yasuda Memorial Museum of Modern Art de Tokyo. Después de la compra se planteó una controversia sobre si se trataba de una auténtica obra de Van Gogh o una falsificación de Emile Schuffenecker.

domingo, 15 de febrero de 2009

Sesión del Jueves 12 de febrero. Los hombres que no amaban a las mujeres.

.
En este enlace os envío la receta de los kanellbullar suecos que hizo mi hija Anaïs y que parece que gustaron. Fueron un buen complemento a la sesión ya que contribuyeron a reforzar el sabor escandinavo del coloquio.

Ximo

Abajo, la propuesta de nuestra próxima lectura.

Los girasoles ciegos, de Alberto Méndez

PRÓXIMA LECTURA:
        ANAGRAMA (EDITORIAL ANAGRAMA, S.A.)
        (92) 14.0x22.0 cm 160 pags
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788433968555
Colección: NARRATIVAS HISPANICAS
Nº Edición:14ª
Año de edición:2006
Plaza edición: BARCELONA


Un capitán del ejército de Franco que, el mismo día de la Victoria, renuncia a ganar la guerra; un niño poeta que huye asustado con su compañera niña embarazada y vive una historia vertiginosa de madurez y muerte en el breve plazo de unos meses; un preso en la cárcel de Porlier que se niega a vivir en la impostura para que el verdugo pueda ser calificado de verdugo; por último, un diácono rijoso que enmascara su lascivia tras el fascismo apostólico que reclama la sangre purificadora del vencido. Son historias de los tiempos del silencio, cuando daba miedo que alguien supiera que sabías. Cuatro historias, sutilmente engarzadas entre sí, contadas desde el mismo lenguaje pero con los estilos propios de narradores distintos que van perfilando la verdadera protagonista de esta narración: la derrota.
Premio Nacional de Literatura 2005, Premio de la Crítica 2005, Premio Setenil 2004.
¡BUENA LECTURA!

domingo, 11 de enero de 2009

Clitemnestra y Egisto a punto de matar a Agamenón - Pintura de Pierre Narcisse Guérin - Museo del Louvre.


-¡Hermano! ¡No me obligues a contraer matrimonio con el asesino de mi amado Tántalo! Yo, he visto a mi hijo morir arrojado por Agamenón contra las piedras. Tú, como dios, debes comprender mi dolor y mi odio hacia Agamenón.

El silencio fue la respuesta, y Polideuco calló y ocultó su presencia. Clitemnestra cesó en su llanto, y una extraña mueca fue desfigurando un rostro marcado por el dolor y por el odio, hasta convertirse en una siniestra sonrisa. Se dió cuenta de que, al fin y al cabo, desposarse con Agamenón era la forma más sencilla de poder, algún día, honrar a su amados y difuntos esposo e hijo.


El clasicismo es una corriente estética e intelectual que tuvo su apogeo en los siglos XVII y XVIII.

El clasicismo es uno de los pilares en que se apoya el Renacimiento, con una vuelta hacia las formas clásicas (griegas y romanas) en todas las artes. Esta vuelta se ve no sólo en las formas y estilos, es también una vuelta temática. Hay que pensar que el arte religioso había presidido el románico y el gótico, con lo que un arte más realista y cercano en la forma fue una revolución, lo que se unió con temáticas más paganas, aunque a menudo cristianizadas.

Temas mitológicos pueblan las pinturas, las esculturas y la lírica desde finales del siglo XV, naciendo en Italia, pero propagándose rápidamente por Europa, también es tema clásico el bucolismo pastoril.

Se expresó en todos los dominios del arte, desde la arquitectura y la música hasta la pintura y la literatura. Suplantó progresivamente al Barroco, dejando espacio al Romanticismo antes de renovarse a través del Neoclasicismo.

Baron Pierre Narcisse Guérin (* 13 de marzo de 1774 en París - 16 de julio de 1833 en Roma), pintor y litógrafo francés. Uno de los maestros del clasicismo, influenciado por Jacques-Louis David y especializado en temas históricos, sobre todo de la Antigüedad clásica: personajes de la historia de Grecia y Roma, pasajes de la guerra de Troya o de la Eneida, aunque también dedicó alguno de sus cuadros a Napoleón. Sus cuadros se caracterizan por la maestría en el tratamiento, el correcto dibujo y, sobre todo, la iluminación, con la que abrió nuevas direcciones en la pintura.